martes, 6 de abril de 2010

En bandeja de plata


Esto mismo o el típico… así se las ponían a Felipe II. Así es como definimos muchas veces situaciones como la que sucedió en Malasia. Los dos pilotos de Red Bull se encontraron con una oportunidad que no podían desperdiciar. Después de luchar sin éxito por la victoria en las dos primeras carreras los rivales les cedían amablemente este triunfo para compensarles la mala suerte anterior. No tuvieron rival en la pista y pudieron conservar la mecánica y las gomas para conseguir llegar a meta. Un merecido y trabajado resultado para el equipo de la bebida energética. El más listo en la salida fue Vettel que se deshizo de Nico y de Mark, después conservó la primera posición hasta la bandera a cuadros.

La cosa quedó muy decidida el sábado después de la pifia de Mclaren y de Ferrari. Las previsiones que tenían fallaron y de los cuatro pilotos de estos equipos solo pudo pasar Button y por los pelos. Estas cosas tienen su lado positivo para el espectáculo porque el tener pilotos grandes en la cola del pelotón asegura emoción y remontadas, sin embargo, resulta bochornoso ver como se pueden cometer fallos del calibre del que vimos.

En el podium acompañó a los Red Bull Nico Rosberg. También hizo una excelente carrera a pesar de no tener tanto ritmo como los dos primeros. Robert Kubica fue cuarto consiguiendo otro buen resultado para la marca del rombo. Completaron los puntos Adrián Sutil, Lewis Hamilton que estuvo muy combativo buscando la remontada, Massa, Button, Jaime Alguersuari y Hulkenberg.

Hablando de la armada española tenemos noticias muy positivas y muy negativas.

Las muy positivas, empecemos por lo bueno ¿no?, son que Jaime Alguersuari hizo un magnífico fin de semana y consiguió los primeros puntos para él y para Toro Rosso, enhorabuena Jaime. También fue muy buen resultado el que obtuvo Hispania. En su tercera carrera consiguió que sus dos coches llegaran a meta y con ausencia de incidencia en la carrera. Es cierto que su ritmo fue muy bajo pero pensemos donde estaban hace un par de meses.

Las muy negativas fueron las protagonizadas por Pedro Martínez de la Rosa y Fernando Alonso. El catalán no pudo ni siquiera comenzar el gran premio por un problema mecánico. Tenía una buena posición en parrilla y si lo comparamos con Jaime habría estado en la lucha por los puntos. El ovetense por su parte tuvo todo tipo de problemas. Salió decimonoveno por el error del equipo en la gestión de la clasificación del sábado y comenzó la carrera con el embrague dañado. Tuvo que retirarse a dos vueltas del final cuando iba noveno.

2 comentarios:

Jon Valle-Iturriaga Albors dijo...

Fue un fin de semana de emociones cambiantes, de la decepción a la ilusión. Lo de Pedro fue lo más duro, y lo mejor, los puntitos de Jaime y el doble banderazo a los HRT. PAra mi la carrera de Alonso ha sido una magnífica experiencia par él, pero para los seguidores nos dejó con la miel en la boca, porque pudo protagonizar una remontada espectacular, como la de Felipe (14 posiciones).

Ivaneg dijo...

Es cierto Jon, se alternaban las buenas noticias con las malas. Los problemas con el embrague convirtieron las vueltas que dío en muy meritorias. Se entiende mejor lo que le decía su ingeniero de saber que era muy dificil lo que estaba haciendo. De todos modos yo quizá me hábría retirado después de 10 o 15 vueltas para evitar sufrimientos al motor. Recordemos que el motor Ferrari puede ser un foco de problemas.